Versión con fondo blanco, para ojos sensibles

www.OLVIDADOS.com.ar - Avila + Netomancia

24 de febrero de 2015

Mientras el sol brilla en lo alto

Parecían los de la obra de teatro, esos que esperaban a un tipo que nunca aparecía. Así estaban cuando el sol del mediodía comenzó a azuzar con fuerza, invitando a buscar refugio.
- Ya va a venir - sentenciaba cada tanto Omar, responsable en realidad que estuvieran en esa esquina desde bien temprano.
La gente iba y venía, sin prestarles atención, pero el hombre del puesto de diarios y un par de propietarios de comercios de la calle miraban de mala forma hacia la esquina. Al menos eso sentía Pablo. Y eso que con el kioskero había estado charlando una media hora, discutiendo los títulos del diario deportivo de la fecha.
Pablo escapó del sol ni bien pudo, metiéndose debajo del toldo de una florería. Miraba su reloj pulsera importado de China a cada instante. El desacertado y continuo vaticinio de su amigo lo exasperaba,
- Vámonos a la mierda - volvió a repetir, creía que por vigésima vez en lo que iba del día, pero Omar se hacía el desentendido, tal su costumbre.
- Mirá que lindo se ve aquel avión con el cielo despejado como hoy - mencionó como al pasar, ajeno al comentario de Pablo que no dudó en despotricar mientras acomodaba su espalda sobre la pared del negocio.
- ¿Sabés dónde te podés meter el avión y el bonito día? Lo digo siempre y nunca lo cumplo, pero esta es la última vez que te acompaño.
Omar sonrió sin mirarlo a los ojos. Tenía la atención puesta calle arriba, como si enfocando la vista hacia ese punto específico, llegaría. Poco parecía importarle que el sol del mediodía le diera de lleno.
- ¿Te conté de la vez que esperé casi seis horas el tren a Tucumán?
- ¿Me estás jodiendo Omar? Estuve clavado con vos toda la puta tarde. ¿Cómo querés que me olvide? No ves, ahí tenés otra... no, si soy un pelotudo yo...
- No, esa vez no, cuando tenía que ir a ver a mi primo.
- Esa vez fueron dos horas. Esperaste seis cuando murió tu mamá.
Omar hizo un silencio. Su amigo tenía razón. Suspiró, siempre mirando hacia el mismo lado.
- Yo digo la vez que fui a ver a mi primo.
- Fueron dos horas... y también estuve.
- Bueno, esa. Me acuerdo que... ¿seguro eras vos?... No importa, me acuerdo de algo de esa espera. Estaba seguro que era la última. No dije nada entonces, pero tenía la intuición que moriría en ese viaje. Durante el tiempo que esperé... perdón, esperamos sentados en el banco de la estación, supe que jamás regresaría.
- Volviste, quedate tranquilo. No va a venir, regresemos.
- Ya va a venir - dijo sin cambiar el tono de voz - A lo que voy, es que estoy teniendo un presentimiento parecido.
- ¿Parecido al "ya va a venir"? ¿O al "no vuelvo de Tucumán"? Porque de ser así, ahorrate las palabras.
- Escuchame Pablo - y tras un par de horas sin mirarlo al rostro, Omar volteó hacia su amigo - ella va a venir, pero no de la forma que la esperamos. Hasta dudo, mirá lo que te digo, que nos demos cuenta que ella ha llegado. Me animo a decirte que ya está con nosotros y no lo sabemos.
- Si algo te faltaba, era perder los pocos pajaritos que tenías en la cabeza. No te dejo solo porque seguro te perdés. Si tu hermana no vino, es que no alcanzó el colectivo o se arrepintió. Ya sabés como terminamos. La conocés, los dos la conocemos. Vamos a estar tres días acá y ella no se va a dignar en aparecer.
- Pablo, sabés que no tenés por qué estar acá. No te obligo, es una decisión tuya.
Su amigo no dijo nada. El dueño de la florería estaba cerrando la persiana y le dedicó una mirada de pies a cabeza. Se alejó con cierto recelo.
- Estoy porque soy el único amigo que tenés - dijo al fin,
- Estás para no sentirte solo. El sentido de la vida es una constante manera de eludir la soledad. Vos lo sabés mejor que nadie. Por eso siempre que estoy en la ciudad me buscás.
- Extraño a tu hermana, quizá ya lo sabés. Pero hoy no va a venir, por más que me lo asegures.
- Yo creo que ya está aquí. Me pareció sentirla en la brisa.
- No viene, mirá que fui boludo en hacerte caso. Llamarla después de años y decirle tantas palabras juntas. Se asustó y me hizo venir para que perdiera el tiempo y las últimas esperanzas. Es tu culpa que estemos esperando acá, sabía que brillaría por su ausencia.
- ¿Y si no es eso, Pablo? Si realmente venía a verte y sufrió un accidente. La sentí, es mi hermana.
- Si así fuese, la habría visto. ¿Acaso no te veo a vos? Debo parecer un enfermo mental, parado aquí solo hablando con la nada misma y sin embargo, acá estoy Omar, esperando a tu lado, como siempre.
- Es hora entonces que dejes de hacerlo, Pablo. Creo que como me buscaste a mí, es hora que la busques a ella. Mi presentimiento es muy fuerte, como aquella vez que iba a ver a mi primo...
- Callate Omar, volviste. Punto.
- Pablo, jamás volví, lo sabés mejor que nadie. Me buscaste y me trajiste. Es hora que me dejes ir, que me liberes. Puedes ayudarla a ella, como lo hiciste conmigo. Ayudarme a entender lo ocurrido. Pero por favor Pablo, no te vuelvas a engañar. Ni ella te va a corresponder ni tampoco será tu eterna compañía.
- Nada es eterno, Omar.
- Nada, mi querido Pablo. Ni siquiera la muerte. Así que tampoco la esperes, ella vendrá cuando lo crea necesario y se irá cuando menos lo esperes.
- Entonces es hora que te marches. Trataré de buscar a tu hermana. La muerte es un lugar oscuro para que esté sola.
- De alguna manera siempre lo estamos.
Omar volvió a sonreír, esta vez tan cerca que creyó que al fin podría volver a abrazarlo, pero a los pocos segundos ya no estaba. Una brisa fresca envolvió a Pablo mientras una sensación de amarga melancolía colmaba su ser.
A paso lento, fue abandonando aquella esquina. El sol era un punto radiante en el cielo. En su cabeza se formaba una idea clara y precisa: en alguna parte de aquella gigantesca ciudad vagaba ella, sin saber a qué mundo pertenecía. Nadie lo sabe en realidad, pero el trataría de encontrarla para así juntos tratar de develar el misterio.


2 comentarios:

Elliott Nimoy dijo...

Estoy boquiabierto.

Sin exagerar, este ha salido uno de los mejores cuentos que he leído alguna vez.

un abrazo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Y hay un tercero que se quedó esperandola en vano, el lector.