Versión con fondo blanco, para ojos sensibles

www.OLVIDADOS.com.ar - Avila + Netomancia

24 de octubre de 2012

Siesta en el jardín

Había esperado la hora de la siesta para salir al patio, arrojar una toalla sobre el verde y tenderse luego a lo largo, para disfrutar de un par de horitas de sueño bajo el cálido sol de primavera. Pero ahora el sonido de la cortadora de césped del vecino atormentaba sus planes.
En su mente se imaginaba tomando un ladrillo de la hilera que su marido había hecho con prolijidad, con todos los que le habían sobrado de las mejoras en el techo. Su imaginación también evocaba la mano lanzándolo con todas las fuerzas por encima del tapial, con la intención de golpear en la cabeza de su vecino, para así, terminar con aquel suplicio de la máquina de cortar el césped.
Pero sabía que no haría nada de eso, que muy por el contrario, con fastidio y resignación se pondría de pie, recogería la toalla y se metería dentro de casa. Insultó en voz alta, aunque por el ruido, ni siquiera ella se escuchó. Con impotencia, gritó:
- ¡Vendería mi alma al diablo si por alguna puta razón el boludo de mi vecino se distrae y la máquina le pasa por encima!
En ese mismo momento escuchó un traqueteo, un chillido de dolor y vio, con cierto horror, por encima del tapial, un montón de sangre saltar al aire, para luego caer en forma de gotas densas y esféricas.
Se llevó las manos al pecho. Se apoderó de su corazón una sensación de angustia, muy próxima a la asfixia.  Algo estaba mal en su cuerpo, se sentía desfallecer, quizá un infanto...
- ¡ Por Dios, me merezco morir! ¡Le deseé la muerte y ahora...!  - dijo con un hilo de voz.
Entonces una sombra la cubrió por completo y una figura se detuvo a sus pies.
- Tranquila mujer, estoy llevándome lo que es mío. Tu salud está a salvo.
Cuando volvió del desmayo, estaba sola. Del otro lado del tapial alguien lloraba. A lo lejos se escuchaba la sirena de una ambulancia acercándose. Suspiró. Ahora si podría dormir esa siesta que tanto anhelaba.

6 comentarios:

Maria Rosa Giovanazzi dijo...

Jeje... la comprendo a esta pobre mujer, mi vecino elije los domingos a las dos de la tarde para cortar el césped. Creo que mis instintos más malignos salen a la luz en esos momentos.

Muy buen cuento, casi real....

mariarosa

Con tinta violeta dijo...

Toda una tentación: manifestar en voz alta algún que otro inconfesable deseo. Ahora bien, si va a aparecer la parca...me lo pienso dos veces...aunque solo venga a buscar a otro...uf,uf. Muy bueno!
Abrazos!

el oso dijo...

Cotidiano, excepto ese detalle que, como Poe, nos eriza la piel.
Abrazo!

HUMO dijo...

Cuidado con lo que deseas que se puede convertir en realidad...

Buenísimo!

=)

SIL dijo...

Jajaja, Fer se me anticipó al comentario.

Hay una invocación de Poe, el Señor de arriba está acertado.

Conclusión: Me adhiero a las opiniones anteriores.


Genial, Netito.

Abrazo


SIL





Juanito dijo...

¡Excelente!
La imagen del Diablo llegando, llevándose el alma de la mujer y dicéndole que se quede tranquila, que su salud está a salvo, tenebrosa...
Y después, claro, sin alma, se fue a dormir la siesta sin más.
Genial.
¡Saludos!