Versión con fondo blanco, para ojos sensibles

www.OLVIDADOS.com.ar - Avila + Netomancia

4 de agosto de 2011

Estafado

Me sentí estafado. Sin un centavo en los bolsillos y mirando por la ventanilla al hombre que del otro lado se negaba a fiarme un pasaje de colectivo.
Había llegado esta manaña, gastando los últimos billetes. Quince horas en una catramina. Y al bajar en el pueblo, donde me tendrían que haber esperado con un almuerzo y trabajo, me encontré con la estación desolada y apenas un par de almas caminando sus calles de tierra.
Anduve indagando por las pocas casas desperdigadas en aquella planicie con forma de algo y nadie conocía a las personas que me habían mandado a llamar. No soy un erudito pero tampoco hace falta ser estúpido para comprender que a uno lo han engañado.
Y si todo aquello no fuese poco, el hombre de la estación no me quería dar un boleto en calidad de préstamo, no confiando en mi palabra de que al llegar a casa, le conseguía el dinero y se lo hacía llegar por correo. ¡Poca fe la del empleado!
No me quedaba otra que irme hasta la salida de este lugar, encontrar el camino hacia la ruta y allí hacer dedo hasta el norte. Me esperaba un periplo importante y muchas horas por delante.
Le había prometido a la Irma que la llamaba al llegar, pero que la iba a llamar, si tampoco me prestaron el teléfono. Pobre Irma, creyendo que llegaba y me daban el trabajo y que en un par de días ya tenía plata que le mandaba desde acá.
Imagínense, en lugar del dinero, en un par de días, con suerte, le aparecía yo. Cómo para no sentirse mal. ¡Si me llegaba a encontrar a esta gente! ¡Lo que menos era trompearlos! Reírse así de un laburante. No había vergüenza.
En la ruta me levantó un camionero. No me gustó mucho su lenguaje, pero por lo menos íbamos para el mismo lado. Se hicieron largas las horas; a la noche me dejó en una estación de servicios, porque decidió llevarse a otro acompañante, que si bien parecía una mujer, tenía bigotes. Al menos esa rara impresión me había dado en la oscuridad.
Por suerte pude seguir viaje, con un vendedor. Un hombre que vendía repuestos agrarios campo por campo. Mientras hubo estrellas en el cielo, el trayecto se hizo rápido. Al salir el sol, la camioneta comenzó a parar en cada campo y mientras el hombre ofrecía sus productos, yo me dormía siestas de hora, hora y media.
Se quedó a pernoctar a cien kilómetros de mi destino, por lo que tuve que buscar otro vehículo. La fortuna pareció entonces ponerse de mi lado o bien, visto desde lo que ahora sé, solo quería apresurar mi desgracia.
Una ambulancia con el nombre de mi pueblo rotulado en los lados pasó rauda por la ruta, pero se detuvo al verme agitar los brazos. El chofer era conocido, no amigo, pero de frecuentar el mismo bar los fines de semana.
Así transcurrieron los últimos kilómetros de mi vida tal como la conocía. Llegamos al amanecer. Las luces apagadas de casa no me llamaron la atención. Pero al abrir la puerta, entré en desesperación. Ningún mueble, ni el televisor ni la heladera vieja, que a pesar de que se caía a pedazos, cumplía su función. Corrí a la habitación y me topé con un par de medias en el suelo. Y nada más.
Me asomé al patio, miré a través del alambrado y vi a los Pérez, siempre madrugadores, tomando unos mates sentados sobre el tronco de paraíso que tienen en el fondo. Me acerqué alarmado, aunque temiendo lo que me tuviesen para decir. Les pregunté por Irma y supe de inmediato que mis temores, que iban creciendo con los segundos, estaban fundamentados.
Me describieron a los tipos que la fueron a buscar, el camión con el que se llevaron las cosas y la felicidad de ella. Comprendí que todo había sido un engaño de la Irma para irse y llevarse todo lo que era de los dos. Otra vez, en pocas horas, me sentí estafado. La diferencia era que seguía sin un centavo en los bolsillos y ya estaba en el lugar donde quería llegar. Me senté en el patio y quedé en silencio.
Es de noche y aún sigo aquí. ¿Acaso tengo otra cosa para hacer?

12 comentarios:

Con tinta violeta dijo...

¡que desolación! doblemente engañado: como trabajador y como hombre...me recordó la canción de Serrat que finaliza diciendo:
"y nos despertamos, sin saber que pasa, chupando un palo sentados, sobre una calabaza"...
Pero ¿y si la marcha de esa mujer le abre nuevas posibilidades? Habrá que decirle al protagonista, ja!
Besos!!!

Panchuss dijo...

Pobre tipo!, ahora me da lastima y tambien un poco de risa, pero en el medio del cuento, cuando llega a la casa y esta vacia, presumí que estaba muerto.
MAL DÍA PAL GAUCHO, diria un amigo mio.
muy bueno

pancho

Netomancia dijo...

Doña Tinta, ja, es muy cierto, viene genial ese tema para que el hombre la escuche como cortina musical de sus penurias! Muchas gracias! Saludos!

Don Panchuss, malísimo día ja. Sabe que no era mala la idea de imaginarlo muerto, pero con tantos muertos en este blog en cualquier momento me ponen el cartel de funeraria arriba de todo jaja. Gracias! Un abrazo.

HUMO dijo...

Que desolación, que estafa! Increíble este cuento in-crecendo!!!

Besote!

=) HUMO

Netomancia dijo...

Doña Humo, muchas gracias. Lo único que falta es que un rayo le parta el techo de la casa. Ja! Saludos!!!

Mixha Zizek dijo...

Neto, que trsiteza quedarse barado sin nada. pero sabes es terrible en la vida real.... espero no te haya suecedido y sólo sea ficción, porque eso me pasó cuando me separé hace unos años llegué y mi casa estaba vacía, ahora que veo eso de lejos prefiero creer que es ficción,
me gustó tu relato, besos


Voyt a leerte el anterior que me falta, :)

Mannelig dijo...

Excelente. Es cierto que esperaba algo "innatural" surgiendo de la caja del camión, removiendo los terrones de los campos, o cubierto bajo una sábana en la camilla de la ambulancia. Je, je, qué mal acostumbrados estamos. Pero así está bien. La realidad puede dar mucho miedo...

mariarosa dijo...

Yo le aconsejaría que la busque a la Irma y le pegue varios tiros, pero no vale la pena, después tendría que bancarse varios años de cárcel por una basurita que siempre va andar por el suelo y no vale nada.

Muy buena historia, me conmovió la desgracia del pobre tipo.

mariarosa

PollaTricolor dijo...

HOLA, MUY LINDO TU BLOG.
ME SEGUIS? Y TE SIGO :D

Martha Barnes dijo...

¡Qué suerte para la desgracia!!!!!
Diría doña Rosa...

SIL dijo...

Es cierto que el relato conmociona cerca del final.
Yo derrapé pensando que habían robado, violado y matado a la Irma...


Paloma acertó:

¨comprendí que a veces gana
el que pierde a una mujer¨

(J. Sabina)

Un abrazo muy grande

=)

SIL

Netomancia dijo...

Doña Mixha, a no preocuparse, es todo ficción. Creo... Gracias! Saludos!!!

Don Mannelig, es verdad, los tengo acostumbrados a mucha sangre y cosas raras. Pero como usted bien dice, la realidad a veces nos asusta mucho más. Un abrazo!

¡Doña Mariarosa! ¡No le conocíamos ese lado violento! Jajaja. Bueno, tendré que hacer una continuación con la venganza, entonces. Gracias! Saludos!

Doña Polla Tricolor, mire que soy medio paranoico, me sigue de cerca, de lejos, por la misma vereda? Ja. Gracias! Ya pasaré por el blog. Saludos!

Estimada Martha, es verdad, que más podía pasarle!!! Muchas gracias! Siempre es bueno verla por aquí. Saludos!!

Doña Sil, pasa que usted tiene una mente perversa. Jaja. Bueno, entonces este sería un relato musicalizado por Serrat y Sabina. Muchas gracias por todo! Saludos!