Versión con fondo blanco, para ojos sensibles

www.OLVIDADOS.com.ar - Avila + Netomancia

5 de junio de 2011

Yony

Desde su ventana veía todo. Diez años eran más que suficientes para comprender lo que sucedía. Trabajaban de madrugada, cavando pozos. Más tarde llegaban los vehículos, con las luces apagadas. Hombres silenciosos trasladaban desde los mismos enormes bolsas negras y las dejaban caer en esos enormes agujeros ganados a la tierra.
Cuando al mediodía pasaba por delante de la casa vecina, la que en horas nocturnas espiaba con obsesión, sentía que su cuerpo se estremecía. Aún más si sentado en la escalinata que llevaba a la puerta estaba el hombre pelado con el parche en el ojo. Era grandote, con los brazos tatuados. Pero el detalle en el rostro superaba cualquier otra característica intimidante.
Jonatan apuraba el paso y deseando convertirse en un fantasma, se deslizaba rápido por la vereda. El hombre del parche lo seguía siempre con la mirada. ¿Se imaginaba acaso que los espiaba cada noche? ¿O era tan grande su miedo que hasta el caminar lo delataba?
Cada vez que su madre apagaba la luz de la habitación se repetía mentalmente que esa noche no lo haría, no se levantaría de la cama, permanecería con los ojos abiertos mirando el techo, combatiendo la tentación. Pero minutos después la luna lo sorprendía asomado con cuidado detrás del vidrio, con sus ojitos curiosos como dos faroles apuntando hacia el patio de al lado.
Esa noche estaba a punto de repetir el ritual. Quería contenerse, porque a la tarde se había asustado. Fue cuando volvía del colegio. El hombre tatuado estaba allí, sentado delante de la puerta de la casa. Esta vez no se limitó a ponerle los ojos encima.
- Nene - lo llamó.
Jonatan no supo que hacer. Se detuvo, reteniendo con fuerza el poco de orina que a punto estuvo de escapársele. Ni siquiera pudo contestar, se quedó mudo.
- Decime nene ¿a qué le tenés miedo? ¿eh? ¿yo te asusto?
El niño meneó la cabeza, negando.
- ¿Cómo te llamas? - preguntó el grandulón.
Estaba temblando, pero así y todo, miró hacia su casa, rogando que en ese momento saliera su madre o su padre, cualquiera, con tal de salir corriendo lejos de allí.
- Jonatan - respondió al fin.
- Bien, Yony - lo pronunció así, afirmándose en la primera sílaba como si fuese el mango de una pala - Se que quizá algunas cosas te asustan, sobre todo en la noche. Pero son cosas y ya, a nadie les tiene que importar. Mira - dijo buscando algo a sus espaldas - para que dejes de tenerme miedo, aquí te doy este regalo.
Y estirando la mano, le acercó al niño un esqueleto a escala. Vaciló, pero lo tomó, comprendiendo que aquello estaba tallado en huesos de verdad. Diez años eran suficientes para darse cuenta de eso.
El hombre corrió entonces el parche que llevaba en la cara a un lado, dejando a la vista un hueco dónde tendría que haber estado el ojo. La oscuridad se perdía en la profundidad y también, en las comisuras de los labios, que se ensanchaban en una sonrisa.
- Esto - le dijo - es un presente. El próximo será en tamaño natural. ¿Cuál prefieres para tu habitación, el de mamá Ana o el de papá Esteban?.
En la penumbra de su habitación comprendía que ya no podía seguir espiando, el esqueleto que descansaba en su mesa de luz era un recordatorio de ello. Pero la tentación era enorme. Lo que sucedía en el patio vecino, a pesar de todo, sacudía algo en su interior. Si, vaya que se había asustado a la tarde. No solo por agujero sin fin en el rostro del vecino, también por su respuesta, que aún resonaba en su mente.
- El de papá quedaría bien.




Este cuento también pertenece a la propuesta de don Belce . Veremos con qué dibuje responde o que excusa pone.

18 comentarios:

SIL dijo...

La línea final es un baldazo de agua helada.
Cuando alguien tiene la oportunidad desde tan chiquito, de asomarse a una ventana del infierno, también tiene derecho a pedir sus deseos, y vaya a saber con qué justas causas.

Ya vamos a ver el dibujo.

Genial, Netuzz.

Un abrazo inmenso

SIL

SIL dijo...

PD.
Felicitaciones mil, por la columna de la derecha en todos sus ítems.

Carla Kowalski dijo...

Waw Neto! Que cuento tan increible. Ese final de mucho miedo.

Felipe R. Avila dijo...

¡Neto,que buen cuento!
Lo que no me gustó fue el comentario de tu hermana.
Me sonó al "algo habrán hecho".
Y el padre tal vez fue el mínimo descarte posible,angustiado
y no deseado por el niño.
La decision de Sophie...al revés.

Netomancia dijo...

Doña Sil, el final era lo más sabroso ja. Y surgió al escribir esa última línea. Por suerte. Muchas gracias (por lo de las columna también)! Saludos!

Carla, un gusto que hayas pasado. Muchas gracias, como siempre! Saludos!

Don Felipe, chas gracias che! Y cada uno tiene su lectora gran amigo, mi hermanita piensa que quizá es una venganza, usted que entre elegir un mal, eligió el que menos lo lastimara; en cambio, mi lectura es otra: el chico es un hijo de su madre, perverso, que por esa razón se obsesiona con mirar por la ventana. A veces no hay que dar tantas vueltas, la maldad puede estar en alguien que por fuera parece inocente jojo. Pero me gustan todas las lecturas que se hacen de cada relato. Quizá es lo que más espero de un comentario, saber como la interpretó cada uno.
Un abrazo!

Netomancia dijo...

Su lectura quise decir! Jaja.

mariarosa dijo...

Neto: ¡Que niño éste yony!

Al fin el ambiente te ve llevando y haciendo igual.

mariarosa

Panchuss dijo...

Un especial de noche de brujas de los Simpsons. Me gustó por lo exagerado de los personajes, los dos tan lejanos y diferentes al principio del cuento, pero tan iguales al final.

panchuss

Camilo dijo...

Una gran historia la que has sacado con tan pocos elementos. El final, un giro completo, me ha dejado impactado. Bravo! Ya quiero ver la respuesta...
http://idasueltas.blogspot.com/

Rumi dijo...

Ahá pillín! Ya estoy ideando algo para enviarte!

Netomancia dijo...

Doña Mariarosa, un niño terrible! Para tener lejos. Muchas gracias!

Don Panchuss, si, tal cual lo decís. Las apariencias, a veces, engañan. Gracias y felicitaciones, compañero de antología!

Don Camilo, muchas gracias!!! Si, yo también quiero verla. Vio como demora don Belce, no? Está temblando ja. Un abrazo!

Ah Don Belce, justo hablábamos de ud. Cómo le va, bien? Está dibujando?

mariarosa dijo...

Neto: no te me quejes. El cuento era muy largo por eso lo puse en dos etapas. Te gustó?

mariarosa

Netomancia dijo...

Jaja, no me quejo, pero me dejó con todas las ganas de saber como seguía. Si, me enganchó la trama. Muy bien narrado, además!!

Rumi dijo...

Ah guachín, espero que tengas una noche movidita en el trabajo, que se rompa todo, que te llamen cada 5 minutos, señor de la mesa de ayuda!
Muajaja!

Netomancia dijo...

El único que llama sos vos, que en lugar de estar dibujando buscás cualquier tipo de excusa para escapar del laburo!!! Jaja.

Rumi dijo...

Uh! golpe certero, duro y real, ud es un mal amigo. No sabe que entre amigos hay que decirse mentiras piadosas y cosas bonitas. Nada sexual, no se emocione

Con tinta violeta dijo...

Me impresionan las historias de niños terribles y este lo es...en el fondo muerto de miedo, sigue despierto, espiando...y puestos a elegir, elige a uno...Uf, ¡que alucinante!
Bien Neto!
Venga D. Belce, veamos de lo que eres capaz!¡y no te hagas la victima!
Besos!!!

Felipe R. Avila dijo...

Rumi ¿qué hace acá? ¿no deberia estar dibujando?
¡marche pal tablero,che!
Me parece que perdió el segundo round a manos de Netomancia...
Ruminant,fíjese en su blog lo que le puse, perdon,pero ¡no pude evitarlo!