Versión con fondo blanco, para ojos sensibles

www.OLVIDADOS.com.ar - Avila + Netomancia

12 de marzo de 2010

La razón por la que no existen los héroes

Había nacido como héroe, con poderes ilimitados. De niño sus padres lo disfrazaban con atuendos muy audaces y lo enviaban en las noches a los rincones más peligrosos de la ciudad.
Le habían inculcado ayudar a los indefensos, la diferencia entre el bien y el mal, la necesidad del débil de ser sostenido en los momentos de flaqueza, la urgencia del herido por conservar la salud, el ajusticiamiento anónimo para los injustos.
Creció recorriendo las calles, alumbrado por farolas amarillentas y la compañía solitaria de la luna. Supo de la vida bajo los cartones, de los puentes que eran techo, de los rincones donde el crimen nacía una y otra vez.
Saboreó la sangre del derrotado y la humillación del atormentado, extendió su mano a la prostituta ultrajada, cobijó al desamparado y vigiló al malviviente drogado. El niño era a la vez ángel y demonio, pero ante todo, justo.
La adolescencia lo encontró meditabundo. Desconocía el cansancio y sin embargo algo de eso le sucedía. Sabía que no era su cuerpo, sino su mente. Conocía cada calle, cada vereda, cada callejón oscuro y sin embargo, se decía, no conocía nada.
Combatía en la sociedad aquello que el hombre volvía a instalar continuamente, una y otra vez, como el polvo que se limpia de un mueble, que vuelve constante, permanente.
Derrotaba a unos, pero aparecían otros. La escoria se multiplicaba como cucarachas. No alcanzaba el esfuerzo, no servían las gracias. La humanidad se repetía en sus facetas oscuras. La maldad tenía su propia motivación y el bien parecía ser solo para los débiles.
Las noches dejaron de verlo recorrer las calles. La luna comenzó a extrañarlo. Los transeúntes notaban su ausencia y los crímenes crecían como la marea tras un maremoto. El héroe escupió su propia sangre y maldijo su esencia. Los ojos enrojecidos eran testigos del llanto que nacía en sus venas, preso de rabia.
Comprendía que su destino era en vano, que todo esfuerzo era inútil y que por más que luchara, el mal siempre estaría un paso adelante. Coronó su tristeza alzando el puñal en alto.
Lloró desconsolado cuando la hoja de metal rebotó como si fuera de goma al chocar con su pecho. Quedó tendido en el suelo durante varias horas, mientras la noche se retiraba y los sonidos de la ciudad llegaban a sus oídos, como invitándolo a retornar a lo suyo, a esa misión sin sentido que algún dios sinvergüenza le había encomendado en algún punto de otra existencia, tan remota, utópica, irreal, que parecía un sueño.

13 comentarios:

Con tinta violeta dijo...

Vaya!!!!He sido la primera!!!
Mas que un sueño utópico e irreal esto si que debía ser una auténtica pesadilla. ¿Recuerdas la película de los inmortales? Seres que no mueren y están condenados a vagar por todos los tiempos, viendo males e injusticias y siempre peleando contra algo...
Me gusta que tu héroe tiene algo de mesiánico, pero transmite una sensación de desolación e impotencia total...
Me parece magistral.
Besos.
Paloma.

SIL dijo...

La humanidad se repite en sus facetas oscuras...
Desde su origen y sin remedio.
El relato es magnífico.
A veces dan ganas de rendirse...
Sólo a veces.

Brillante, Netuzz.
Un abrazo grande.

SIL

d80 dijo...

Mis respetos y condolencias a este héroe que no supo, o no pudo ver, que la humanidad tropieza siempre con la misma carga de atrocidades que comete y genera.
Un relato impecable Netito!
Abrazos!

Luis dijo...

La vida está compuesta de estas dos fronteras, el bien y el mal. No queda más remedio que aceptarlo así, de nada sirve la búsqueda de la justicia de los hombres. Esta no existe.
El relato como siempre magnifico. Un saludo.

Felipe R. Avila dijo...

Tal vez el problema resida en pensar que alguien deba existir para combatir el mal.
Cuando debiera quizás ser que cada uno, cada corazón individualmente, pudiera alcanzar la paz, la tranquilidad y tal vez también la saciedad en todo sentido.
El concepto "del héroe" es antiquísimo y por eso también muy arraigado.Pero para que exista héroe debe coexistir el opuesto, que debe ser vencido por aquél, aunque sea al final de cada hsitoria.
Tu héroe magnífico,Neto, es un héroe cansado.
Tal vez debiera-aunque sea por un ratito- probar como es la cosa del otro lado, y tomarse unas vacaciones del Bien.

Ruminant dijo...

Excelente, en parte uno se identifica en esa lucha, no como superhéroe, pero sí como alguien que busca un mundo mejor e igualitario, y así como a tu héroe le sucede Don Neto, caemos desgastados una y otra vez por tan abominable realidad, todo parece en vano. Es allí donde acude a nuestro auxilio un verdadero héroe, el mío de llama Oliverio.
Recordé el corto Rosarino "El hombre apnea" donde un joven con superpoderes decide seguir el camino del mal en lugar del bien, está bueno el corto.
Un abrazo Netitus!

Panchuss dijo...

neto:

!que hijo de puta!, no podes escribir esto. disculpame si te molesta la frase, pero en mi vocabulario-lunfardo-moderno, esta frase solo me sale cuando escucho o leo algo mucho mas que bueno.
tendria muchas cosas para decir, como que decis mucho sin decir, como que hay frases magistrales y no caes en lugares comunes.

me gustan las peliculas de super heroes, creo que me alquile todas las que puede, pero nunca me imagine ese final, tu final para un cuento.
si te gusta este genero, mira la pelicula, "SOY ESPECIAL", yo la vi en movie city y despues que termino me quede flasheado un rato, lo mismo que me paso con tu texto.

panchuss

Netomancia dijo...

Doña Tinta, si, tengo presente a los highlanders. En este caso llevé a un extremo al bien y lo enfrenté contra el mal repetitivo, que no cesa. Más que estar desolado el héroe, lo está la humanidad. Gracias! Saludos!

Sil, la bandera blanca está siempre al borde de asomar, pero por alguna razón seguimos de pie. Quizá el bien sean tan obtuso como el mal. Chas gracias! Saludos!

Don Dieguito, pésame que vale para todos, en esta lucha que a veces creemos sin sentido en el día a día. Pero bueno, si el héroe se pone de pie, más allá de la razón, porque no todos los que creemos en ellos. Un abrazo!

Don Luis, que gran frase nos deja: "No existe la búsqueda de justicia de los hombres". Resume el relato en tan pocas palabras que dan ganas de aplaudirlo. Gracias! Saludos!

Felipe, muy bien, aquí tu comentario se orienta a la persona, no al héroe, al hecho de ser uno el que combata el mal. O bien, lo evite. ¿Todos somos héroes en la lucha contra el mal? ¿O acaso, podemos llegar a serlos? ¿Es heroica la humanidad o tan solo estúpida? Mire si da para hablar este tema y desde cuántas ópticas! Si, cansado. Esa es la definición para el héroe... ¿o para el hombre común? ;) Un abrazo!

Don Alvarez, desconozco el corto pero deberé buscarlo, sin dudas. Y ese paralelismo que traza en el comentario es quizá el mismo que elaboré al escribir este pequeño relato. Un abrazo!

Panchuss, al contrario, no hay mala palabra cuando la interpretación es correcta. Y me alegra saber que tanto le ha gustado este relato, por la temática y las formas que abarca. No vi esa película y ya mismo paso a agendarla. Gracias! Un abrazo.

HUMO dijo...

De veras muy triste!
Ser tocado con esa varita no es nada fácil.
Me encantó su cuento!

Besos, estimado Neto, usted es toda una garantía!

=) HUMO

Sonia. dijo...

por un momento pense preparandome para un final raro, que ibas a decir algo como" salido de juguetero...!" o algo asi, pero ups!, nop... es un poco mas real.. mas fantastico como lo manejas siempre tu.
aplaudible como siempre, me encanto y me sorprendio.

un abrazote mi Neto.

Netomancia dijo...

Doña Humo, muchas gracias! Me alegro que le guste! Saludos!

Sonia, muchas gracias, si, no hay un giro final tan sorprendente, más bien doloroso. Saludos!

el oso dijo...

Uf, es de esos relatos que te dejan con un nudito en la garganta, que te hacen hervir la sangre.
Tanto la idea como el desarrollo y el texto en sí son magníficos.
Además me hace acordar a la época de mi niñez donde imaginaba que tenía superpoderes, pero que por alguna razón no se habían revelado aún.
Cosa de pibes.
Abrazo!

Netomancia dijo...

Don Oso, por favor, que no se le escape su identidad secreta! Hago como que no escribió nada.

Un abrazo!