Versión con fondo blanco, para ojos sensibles

www.OLVIDADOS.com.ar - Avila + Netomancia

28 de diciembre de 2009

La de los ojos rojos

Julián era un tipo serio, trabajador y honesto. Se había marchado de la casa paterna antes de los dieciocho, ni bien terminó el colegio secundario. Le parecía de aquello una eternidad, pero aún no había pasado una década. Recordaba claramente la discusión con su madre, porque se había plantado en la postura de no seguir estudiando y buscar un trabajo.
Se quedó con la suya, lágrimas de por medio de su madre y varios meses sin hablarse con su padre, pero nunca se arrepintió. Capaz y versado, supo ganarse la confianza de sus patrones en una tienda de un pueblo vecino y con el tiempo, ser promovido como encargado de una sucursal mayor, ubicada en la capital de la provincia.
Así fue como perdió contacto fluido con su familia. Atrás había dejado además de sus padres, con los que, luego de aceptar su decisión, la relación siempre fue estupenda, a cinco hermanos, una gran cantidad de primos y tíos y a los abuelos por parte de su madre.
No dejaba de llamar todos los domingos, pero no era lo mismo. Las conversaciones parecían superficiales, intangibles. De vez en cuando se enteraba de alguna novedad de sus hermanos o primos, pero era lo mismo que enterarse en el diario que un hombre en otra parte del mundo se había ganado la lotería. Sus "qué bien", "mandale saludos", "decile que los quiero", "los extraño" se fueron haciendo cada vez más forzados.
Eran su gente y ese lazo era más fuerte que el olvido y la distancia y por ello, cada domingo marcaba en el teléfono el número que conocía de memoria y aguardaba el tono de llamada hasta que la inconfundible voz de su madre lo aturdía con "¡hola Julián!" seguida de un "vos siempre te acordás de nosotros". Y a Julián, aunque sea un par de segundos, se le aflojaban las piernas. Pero duraba poco. Luego la frialdad a la que se había acostumbrado, tomaba posesión otra vez de él.
Pero desde el último domingo, es decir, dos días atrás, que no podía dormir. Era algo extraño, pero de pensarlo se le erizaba la piel. No podía dejar de recordar unos meses atrás, también domingo - ahora estaba seguro - que al regresar a su solitaria casa de pasar la tarde con unos amigos del trabajo, con los que había comido un asado, sintió a sus espaldas mientras cruzaba del living a la cocina el aleteó de un animal.
Pensó en un pájaro. Entonces revisó las ventanas y se dio cuenta que había dejado abierta la que daba al pequeño patio. La cerró y tomó la escoba, para intentar cazarlo.
Lo buscó hasta el cansancio. Cuando se daba por vencido, escuchó el sonido otra vez. Giró y no era un pájaro. Una enorme mariposa negra se poso en el estante de los libros, en una posición tal que hubiese jurado, lo estaba observando.
Apurado, quiso encender también la luz que daba para ese sector, así la veía con más claridad si escapaba hacia el techo, pero se equivocó de tecla y dejó todo a oscuras. Fue un segundo, pero en ese instante sintió pavor. En el lugar donde estaba la mariposa, dos puntos rojos se suspendían fijos en el aire, como si fuesen ojos. Activó la tecla de inmediato.
La luz trajo de nuevo a su vista la imagen de la mariposa. Corrió hacia ella con la escoba en alto y el bicho, presintiendo el peligro, se alejó volando hacia la cocina. Julián fue tras ella, pero tuvo que agacharse para evitar chocar con la mariposa, que ahora volaba en dirección contraria perdiéndose por la puerta que daba al dormitorio.
"Ya te tengo" dijo Julián recordando que había acabado de cerrar la ventana pero al llegar al marco de la puerta se detuvo con la boca abierta, al ver la ventana abierta hasta arriba y las cortinas arrebatadas por la brisa.
No había pensado más en el asunto hasta que un par de horas después su madre se anticipó a su llamado y llorando le dio la noticia de la muerte de Pedro, el más pequeño de todos.
Un accidente fatal, en la ruta, dos horas antes. Julián no supo que decir. Lo velaban a la mañana siguiente, estaba destrozado "mejor no vengas Julián". Y él, por supuesto, no fue.
Y a su vez, pensar en ese episodio, le traía a la memoria lo del último domingo. Había terminado de ver el partido de fútbol de su equipo en la tele. Tenía que ponerse a pensar en lo que se haría de cenar. En la heladera había algo de fiambre, pero ya había hecho sánguches la noche anterior. Vio que en la puerta tenía unos huevos y supuso que un omelette no estaría mal.
Cerró la puerta de la heladera y su vista quedó cara a cara con la ventana de la cocina, la que da al pasillo con el vecino. Del otro lado del vidrio, posada sobre el mismo, la mariposa negra lo observaba fijamente, como esperando su próximo movimiento.
No supo si estuvo congelado en esa posición mirándola durante pocos segundos o un par de horas, tampoco le importaba, el hecho de tenerla delante, aunque separada por un cristal, no hacía más que hacerle sentir una sensación repugnante.
Por fin se movió y fue hasta la ventana. La mariposa desplegó sus alas y desapareció de su vista. Un fino sudor lo había empapado debajo de la camiseta. Se pasó la mano por el rostro y también estaba húmedo.
Era la hora de llamar a su casa, pero vacilaba en hacerlo, sin saber muy bien por qué. Lo hizo. Marcó el número que se sabía de memoria. Sonó una vez, dos veces, tres veces, cuatro... no atendió su mamá.
"¿Quién habla?" preguntó una voz grave, cascada por el cigarrillo. Era su papá. De inmediato le explicó que algo le pasaba a su madre, que desde la tarde sentía dolores en el pecho y que un médico la había ido a examinar. Al día siguiente irían al hospital a que le hicieran estudios. Julián asintió sumiso a cada oración. No sabía si estaba sorprendido o no. Algo le decía que no. Dejó saludos para todos "especialmente a mamá" y cortó.
Desde entonces no dormía.
Se había sentado en el sillón más cómodo, repasando los hechos. Aún tenía sangre en la mano. El corazón todavía le latía acelerado y el estómago era una piedra lacerante de ácidos revolucionados y teorías descabelladas.
El domingo de la muerte de su hermano, dos días atrás, cuando su madre comenzó a sentirse mal... y hacía veinte minutos.
Siempre ella, siempre la mariposa negra de ojos rojos. Antes, hace dos días, recién, cuando casi lo mata a él de un infarto. Salía de bañarse, semidesnudo, con una toalla cubriéndole de la cintura para abajo, más por intentar no mojar el trayecto hasta su pieza que por otra cosa, cuando el sonido espeluznante del aleteo del insecto, aún presente en su memoria, lo golpeó de lleno en el inconsciente, sacándolo de los pensamientos en los que estaba inmiscuido y llevándolo a ese terreno de lo irracional que tanto temía.
Improvisó un arma con la toalla húmeda, haciendo una especie de trenza con ambas manos y la agitó sobre su cabeza, aguardando que se acercara. Poco le importaba quedar con sus partes íntimas expuestas, solo quería matarla.
La mariposa entendió el juego y bailoteó a su alrededor, suspendida con una gracia tan desagradable como terrorífica, clavándole la mirada desde los dos puntos rojos que con mayor detenimiento, comprendió Julián, que no parecían ojos, sino más bien, dos protuberancias sobre su cuerpo.
El insecto se movió rápido y decidido hacia la izquierda y Julián atacó con la toalla. Erró el golpe y la mariposa se abalanzó sobre él. No podía creerlo, estaba luchando contra ella. Las alas batieron muy cerca de su rostro, pero a tiempo que pudo arrojarse al suelo, esquivándola.
Se puso de pie de inmediato. Ella cargaba de nuevo. Le arrojó la toalla instintivamente. ¡La había atrapado! Se agachó con recelo y apretó con fuerza la toalla contra el piso. Pero la mariposa se escabulló antes que pudiera aplastarla, contraatacando contra su espalda desnuda. Julián sintió el escozor del roce y gritó con fuerza. Se afirmó en la pared para no caerse y cuando levantó la mirada la mariposa ya estaba encima de él. Lo embistió con fuerza, haciéndole perder el equilibrio. Algo caliente el surcaba la frente, pero no podía pensar qué era, porque estaba cayendo. Interpuso sus manos ante su cara a tiempo para evitar que fuera ésta la que diera de lleno contra la mesa ratona de vidrio, que estalló en mil pedazos con la fuerza de su cuerpo.
Vio desde el piso los cristales esparcidos por la alfombra. Se miró las manos. Una estaba cortada, la otra otro. Con esta última comprobó que también era sangre lo de su frente.
Aún tirado en el piso, buscó la forma de girar su cuerpo sin lastimarse con los fragmentos de vidrio para ponerse a resguardo de la mariposa. Sin embargo, la vio alejarse por el pasillo, camino a su habitación.
Finalmente se puso de pie y armado ahora con la escoba, fue hasta su pieza. Allí no quedaban rastros del horrible insecto. Tan solo la ventana abierta. La cerró sabiendo que debía volver al living y marcar el número que conocía de memoria.
Pero allí estaba, sentado en el sillón más cómodo de su casa, sin la voluntad de querer hacerlo. No era ahora la frialdad de la distancia, sino la certeza de lo inexplicable lo que lo detenía.
Dolorido y con ganas de llorar por una noticia que aún no le habían dado, aguardó en el silencio de la habitación el llamado que no tardaría en producirse.

20 comentarios:

d80 dijo...

ufff Netito que relato espeluznante y desgarrador, es increible como describis toda la lucha contra el destino que tiene Julián contra esa mariposa, especie de alegoría o metáfora oscura de la desgracia que azotaba a su familia...
que subidónd e adrenalina me pegué al leerlo!
genial!
10 con signos!
un abrazo!

Con tinta violeta dijo...

Creo que voy a salir a la calle a tomar un poco el aire, Neto. Está insuperable el relato. No se si se trata del destino, de su conciencia (negra) o del espíritu de los fallecidos el que le ataca, pero sea lo que sea, te deja sin respiración.
Fantástico.
Besos.
Doña tinta

SIL dijo...

Horriblemente genial !


///// Un fino sudor lo había empapado debajo de la camiseta. Se pasó la mano por el rostro y también estaba húmedo...
Aún tenía sangre en la mano ???? /////


Sudaba sangre de remordimientos y el grito de una conciencia que reprocha, bien se puede metaforizar con una horrible mariposa negra que aletea y ataca !
(SI NO, NO ME CIERRA LA ULTIMA FRASE DEL PÁRRAFO DE ARRIBA)

:)


Espectacular, Netito.
Un besoooo.

mariarosa dijo...

Muy buena historia. Me impresionan algunas mariposas, te podés imaginar mi cara mientras leía. Muy bueno el suspenso que le diste.

Como siempre ¡¡Excelente!!

mariarosa

el oso dijo...

Buenísimo, Neto, de punta a punta te suspende en el (sillón más cómodo) aire.
Ya me fijo si el raid tiene...

Netomancia dijo...

Bueno, antes de comentar uno por uno, les voy a contar dos cosas.
Una, como verán a la derecha, en la barra lateral, gané un concurso literario! Termino un año literario muy bueno en lo personal, y de la mejor manera, así que quería agradecerles a todos por la constante lectura y sus comentarios, que ayudan mucho para seguir escribiendo con ganas.
La segunda cosa es en relación a este relato, la verdad que no se la razón por la cual me demoré tanto en escribirlo. El relato en si es todo ficción, pero puedo asegurar que en parte no lo es. La teoría sobre lo "sobrenatural" de esas mariposas surge de mi mujer, que coincidentemente observó a las mismas en dos ocasiones previas al fallecimiento de familiares.
Hará unos tres años, al entrar a la habitación, me encontré con una mariposa de este tipo, claro que sabiendo el miedo que ella le tenía, la espanté, aunque no vi hacia donde fue. Le comenté y claro, se asustó. Al otro día, me avisó que sentía aleteos en una habitación aledaña. Entré y cerré la puerta. Quedó a oscuras y sobre una pared, aunque no lo crean, vi los ojos rojos, diminutos, pero supe que estaba allí. Encendí la luz de inmediato y lo increíble fue que la mariposa, a la que quise espantar con una escoba, en lugar de escapar, me atacaba y un par de veces tuve que agachar la cabeza para no ser golpeado. Luego logré sacarla por la ventana y ya nunca la volvimos a ver. No falleció nadie, si eso se preguntan, según mi mujer, porque le ocurre con sus familiares, es decir, al no verla ella, no pasó nada.
Intrigado, busqué en internet y hay pocos datos, al menos hace tres años, reconozco que ni siquiera ahora volví a buscar, pero lo que llamativamente encontré fue que hay creencias en el campo (en nuestro país) en ciertas zonas, que ver una mariposa negra con esos ojillos rojos es señal de una muerte próxima.
Les juró que se me heló la sangre y se lo comenté a mi mujer. Es decir, lo que ella presentía, ya otros lo habían presentido. Es raro, parece inventado, pero ese encuentro con la mariposa fue real.
En la ficción trasladé parte de esa creencia y algo de experiencia, pero es solo un cuento.
Ahora si, vamos comentario por comentario:

Dieguito, gracias por el 10. Sabrás ahora, con la explicación que de alegoría y metáfora un corno jaja. Un abrazo!

Doña Tinta, la verdad que no se que ataca, pero si sale afuera, llevue una red para cazar mariposas! Saludos!

Doña Sil, ya le dije, las segundas lecturas no son mi estilo! Esto es directo, sin metáforas. ¿Pasó papa noel? ¿hay videojuegos en casa? Saludos!

María Rosa (rima con mariposa jaja), gracias por sus palabras! Y siga temiendo, son bichos raros. Felices fiestas!

Don Oso, no se me vaya a caer de (c...) al piso, eso de sentarse en el aire no es recomendable jaja. Fíjese si el raid dice "mata mariposas del más allá". Un abrazo!

SIL dijo...

Dios santo, Neto...

Mi abuela que vivía en el campo, siempre me contaba que cuando veían mariposas negras cerca de la casa, era, según su lenguaje ¨SEÑAL QUE LA DESGRACIA ESTÁ CERCA¨.
(obvio que jamás le di bola a la pobre vieja...)

Con lo que contás, me dejaste más helada que los animalitos del cuento de Felipe...

:O

Evangelina Prieto dijo...

Wow, genial!!!
Siempre es espelusnantemente grato visitar tu casa virtual, está llena de creatividad y talento...
Ten un 2010 lleno de luz.
Abrazo

Bocha dijo...

Hola que tal

Soy Bocha, creador del blog Abran Cancha. Estoy muy interesado en tener un intercambio de links con tu blog, la verdad que me ha gustado mucho y seria un honor tenerlo entre mis enlaces. Un abrazo grande.

Espero tu respuesta en mi blog.

ABRAN CANCHA
www.abran-cancha.blogspot.com

d80 dijo...

che felicitaciones por el premio Netito, este fue tu año literario!!!
te felicito de corazón!
ahora con lo que decías de la mariposa me dejas mucho mas tranquilo....
me voy a comprar un Raid tamaño baño!!!!
jajaja
abrazos!

el oso dijo...

VAAAMOS NETOOOOO!!!
No había leído el cuadrito chiquito de nuevo.
Impresionante!!
Inmensas felicitaciones, te las merecés todas.

Idea: Cada vez que aparezca una mariposa de esas, acomódela en un relato. O aplástela con un libr, como prefiera.

Luis dijo...

Una vez más ENHORABUENA por tu premio literario y por este estupendo año que has colmado con relatos esplendidos.
Este de ahora es tan increíble y agarra al lector de tal modo que como dice alguno de los comentarios, lo mejor al terminar la lectura es salir a la calle y respirar un poco, pero sobre todo pensar en ese destino negro que por lo menos a mí, me agarro de la garganta.
Feliz 2010

Felipe R. Avila dijo...

Felicitaciones, Neto!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Por el cuento de la mariposa (excelente), por el Primer Premio
y por los proyectos que tenés entre manos para el 2010, (secundado por
unos cuantos truhanes de
la literatura popular!!!!!!)
No afloje, Neto, Maestro!
El 2010 es su año consagratorio.

Netomancia dijo...

Doña Sil, muy mal eso de no darle bola a la gente mayor! Bueno, para esta época quedar helado no viene mal, no? Jaja. Feliz fin de año!

Evangelina, al menos es grato jaja. Muchas gracias! Te deseo lo mismo para el año que comienza! Saludos!!!

Bocha, un gusto recibirte, agregue tranquilo. Saludos!

Dieguito, muchas pero muchas gracias! Si, comprá dos, uno para la Meli! Besos y abrazos para ambos!

Don Oso, miles de gracias! Cuando vea una de esas mariposas la atrapo y se la vendo a un suicida jaja.

Luis muchas gracias, tanto por el comentario del relato como por las felicitaciones. Ha sido un placer tener sus comentarios este año! Felicidades!

Don Felipe, gracias gracias gracias! Ojalá que en el 2010 se puedan plasmar gran parte de esos proyectos! Un abrazo Felipe, un gustazo encontrar tu amistad este año!

Magah dijo...

Feliz, feliz año para usted don Neto!
Sepa que sa ha hecho un lugarcito en mi nido virtual, este año.
Se lo siente buena gente!

Un abrazo y sinceros deseos de paz!

LOLI dijo...

Neto enhorabuena por el premio y por el relato.Esta genial!!!Describe perfectamente como algunas personas se distancian de la familia y cada dia que pasa se distancian mas y mas,creo que por la falta de roce,mientras menos se ven menos cariño y creo que el orgullo tambien interviene.

Muchas gracias por tu visita me ha hecho mucha ilusión ;)

FELIZ AÑO Y QUE TODO TU TRABAJO TENGA TODA LA RECOMPENSA QUE TE MERECES,QUE TENGAS UN AÑO LLENO DE MUCHISIMO AMOR!!!!


UN BESAZO.

Severi dijo...

FELIZ AÑO NETO!!! ES MUY VALIOSO QUE SIGAMOS POSTEANDO Y EXPRESÁNDONOS A PESAR DEL POCO RECONOCIMIENTO Y DIFUSIÓN QUE TIENEN NUESTROS TRABAJOS. QUIZÀS SEA MÀS NOBLE AQUELLOS ARTISTAS QUE SIN CARGOS NI HONORES, SIGUEN LABURANDO A LA LUZ DE SU LLAMA SAGRADA DE MANERA HUMILDE Y ABNEGADA. BRINDO POR TODOS LOS ARTISTAS COMO VOS, QUE SIGUEN CREANDO EN ESTOS TIEMPOS DE CODICIA Y AVARICIA ESPIRITUAL. UN AFECTUOSO ABRAZO.
MARCOS

HUMO dijo...

Pasar el rato aca es un deleite!

feliz año Netito!
un placer compartir otro año con vos!

=) HUMO

Sergio Alvarez dijo...

Felicitaciones Maestro! Capo primer premio, lo suyo es genial. Me alegro inmensamente y seguramente el 2010 será mejor aún, que alegría che, páguese una cena para festejar!
Lo de la mariposa es increíble, tengo algunas experiencias por el estilo, no con mariposas negras, pero anunciando también muertes, recordarlas me pone la piel de gallina.
Un abrazo y que sigan los éxitos, se los merece!
Sergio

Netomancia dijo...

Doña Magah, mil gracias, sus palabras son un grato halago. Para mi ha sido un placer saberla lectora de este blog. Saludos!

Loli, muchas gracias, me alegro que hayas comentado! Y gracias por lo que decís. Espero que hayas comenzado muy bien el año. Saludos!!!

Marcos querido, todo pasa por nosotros, por seguir creyendo en lo que hacemos y disfrutando en la medida que podamos. El mejor reconocimiento viene siempre de quienes sentimos cerca y nos hacen poner bien. Quizá, a la larga, es el que más importa. A no claudicar y seguir para delante. Muchas gracias y feliz año!

Doña Humo! Gracias! Y si, que este 2010 nos permita seguir leyéndonos mutuamente como el año que se fue. Saludos!

Don Alvarez, ya jeteó la cena!!! Jajajaja. Mil gracias Sergio! Ahora nos dejás con la intriga de tus experiencias, no valen excusas de piel de gallina, pis encima y todas esas pavadas. Ahora, a contarlas, pero como vos mejor sabés, a través del dibujo ;) Un abrazo.