Versión con fondo blanco, para ojos sensibles

www.OLVIDADOS.com.ar - Avila + Netomancia

8 de noviembre de 2009

La señora de la limpieza

La señora de la limpieza es como un fantasma, nadie la ve, nadie la nota y mucho menos, nadie la saluda. Ella viene y va, lampazo en mano, empujando el carrito en el que lleva sus elementos para higienizar.
Se conoce cada pasillo del edificio, el destino de cada puerta y los peldaños de cada escalera. Observa a diario a empleados, ejecutivos, clientes sin importarle que ninguno de ellos se detenga en su persona. Es parte del oficio, se miente.
Los rostros cambian con el tiempo, algunos se van, a otros los echan, llegan novatos, transfieren gerentes, el movimiento es continuo, como el péndulo que amenazaba en aquel cuento a un personaje de Poe.
Las horas marchaban sin piedad, pero ella se sentía anclada en el lugar. Desde el alba hasta la última estrella que se posaba sobre el manto negro de la noche, su tarea es la de limpiar. Y gracias a su esfuerzo, todo permanece impecable, perfecto.
Para la gente que allí trabaja el orden y la limpieza es tan natural que nadie se pregunta quién es la responsable. Parte de ingratitud, parte de comodidad. Pero a la señora de la limpieza no le importa. Lleva sus buenos años sabiendo de la poca gratitud humana.
En cambio, para los responsables de la gerencia de mantenimiento es todo un misterio saber quién conserva todo limpio, porque desde que se muriera Etelvina, diez años atrás, nunca necesitaron contratar a alguien más. La higiene se conserva por si sola, como si irónicamente el fantasma de ella permaneciera en el lugar.

23 comentarios:

d80 dijo...

así vamos por el mundo ignorando seres tan hermanados a uno mismo, así vamos también por el mundo no?
excelente relato Netito!

Magah dijo...

Amo los fantasmas Don Neto! Son tan reales que suelen conmoveme!
Esta fantasma es sin duda de las que quisiera en casa, pero bue...me conformo con lo que tengo.
Buen relato como siempre, en este caso le daría una palmada en la espalda y le brindaría una sonrisa.
Me encantó, es fresco.

Saludos

MAGAH

Sofy M dijo...

Siempre saludo a la señora que limpia.Buen post.Besos.

Con tinta violeta dijo...

Muy bien Neto, como siempre. Es un bonito relato. Nunca nos fijamos en quienes aportan desde lo oculto para que todo marche bien...en realidad somos nosotros quienes los transformamos en fantasmas...asi que es de justicia que tu devuelvas los fantasmas a la vida...de letra empresa.
Besos.
Paloma.

Martín dijo...

Que bien me vendría un fantasma así para mi casa. Buen relato Neto! Un abrazo

Sonia. dijo...

Etelvina dices que se llama?... creo que consultare un medium pa que se la traiga a mi casa, que es bievenida!

Carla dijo...

Mira vos! Que final!
Es un bello cuento con una gran moraleja o reflexión, como a veces personas que son tan importantes en nuestras vidas no las notamos. Y ellos siguen ahí.

SIL dijo...

No hay que hacer aportes previsionales...
Ni darle instrucciones...
Ni levantar los pies cuando pasa el piso...
La empleada PERFECTA !!!!!!

Sos travieso y genial.
Ya te lo había dicho ???

Un abrazo, hermanito.

el oso dijo...

Si la invito a mi chorrán, ¿no se dará una vuelta la Etelvina?
Apuesto a que también puede hacer el papel de esposa perfecta, o casi.
Abrazo, Neto, impecable como siempre.

mariarosa dijo...

¡Wawww...!

Sí, es ella, Etelvina la que limpia.
Muy buena historia, misteriosa y abierta al lector.
Un saludo.

mariarosa

Lisandro dijo...

naaaaa... siempre me espero un final, y termino sorprendiendome con uno mucho mejor!!! Es escalofriante!!! un abrazo amigo, me ha gustado mucho!

nina dijo...

Uuuuh, Neto ¡qué bueno!
Me encantó la idea.
Un abrazo.
Nina

Raul Avila dijo...

como las nubes....algunas son etéreas, pesadas, compactas, con una gama de morados. rosas, azules verdosos, naranjas,magentas violaceos y niveos instantes......nadie les para pero siguen cruzando el firmamento...
eres un buen detallista de situaciones y sorpresivo finalista.....chas gracias

Posmoderna dijo...

Aunque suene raro, una compañera de facultad, se enamoro y esta de novia con el chico que hacia aseo en el edificio donde ella vivia.
Increible historia de amor. No te imaginas los problemas sociales que surgieron.
No todos son invisibles, a veces uno no quiere ver.
Saludos!

Felipe R. Avila dijo...

Excelente Neto querido!
Todos los comentarios que surgen me parecen interesantes, pero pienso que Tinta violeta da en la tecla de tu sentir más secreto al decidir escribir este cuento. Cuando ella dice: "Nunca nos fijamos en quienes aportan desde lo oculto para que todo marche bien...en realidad somos nosotros quienes los transformamos en fantasmas..."
Y desde esa postura, pienso que lo tuyo Neto,es una metáfora sobre lo peor del ser humano:
la indiferencia.
Con razón te siguen dando premios,che...
Te felicito.

SIL dijo...

Sabés qué ???
Felipe tiene razón.
Toda la razón.
Y casi no reparamos en esa metáfora sublime, como nadie reparó en Etelvina...
No estaba tan encriptada...
o algunos estamos demasiado ciegos.

Besos a ambos.

Felipe R. Avila dijo...

Sil, ¡sos la primer mujer que me dice que tengo razón en algo!...
¡Gracias!
Y otro beso
para vos.

SIL dijo...

De nada, pero cuando alguien tiene razón, tiene razón!!!!!!


Gracias por el beso.

Fernando Rocchia dijo...

MUY REAL!!!
ABRAZO

Netomancia dijo...

Dieguito, así vamos y así nos va! Ja. Un abrazo!

Doña Magah, si, dicen que cuando hay fantasmas cerca, se pone fresco ja! Saludos!

Sofy, me parece muy bien! Gracias!

Doña Tinta, muy lindas palabras. Somos hacedores de fantasmas, si señora. Saludos.


Martín, vamos, vamos, nada de fantasmas, a sacudir las alfombras che!

Sonia, en caso de no traerla, que limpie la medium, no?

Carla, muchas gracias. En este caso, es un fantasma, pero como han dicho, hacemos fantasmas de la nada con nuestra indiferencia. Saludos!

Doña Sil, pagaría una fortuna por una empleada así, o no?

Don Oso, imagínese, una esposa que no se queje, aunque eso si, va a estar algo fría le advierto.

María Rosa, muchas gracias! Saludos.

Lisandro, bueno, es un buen aliciente saber que sigo despistándote! Un abrazo.

Nina, me alegro entonces! Gracias!

Don Raúl, chas gracias a usted. Me complace verlo por aquí!

Posmo, linda historia la que aportás. Seguro que existen, hay que dejar de ser indiferentes, es la solución. Saludos!

Felipe, mil gracias como siempre. Coincido con vos en destacar lo que dijo doña Tinta. Y puede que si, que la indiferencia sea más terrorífica en la historia que el hecho de la permanencia en el lugar del fantasma. Y viste, en este blog ibas a lograr que una mujer te diera la razón jaja.

Fernando, gracias por comentar!

Anónimo dijo...

Ernesto, es mi primer comentario, aunque no mi primera lectura de tu obra. De vez en cuando miro por la rendija al otro lado, y me dejo llevar a las profundidades de las fantásticas narraciones que nos proponés, como la de la proletaria Etelvina, que nunca dejó de hacer lo que mejor sabía, un trabajo, una función, un oficio, aún a costa de saber de la ingratitud de los demás que nunca se detendrán a pensar quién (cómo y por qué) es quién limpia, en el mundo del vértigo y la avaricia. Felicitaciones y Felicidades!. Fabián Fontanella

Netomancia dijo...

Fabián querido, no te imaginás la alegría y sorpresa que me da encontrar un mensaje tuyo. Sos una persona que admiro y respeto y tus palabras realmente son recibidas con entusiasmo.
Gracias por leer y hacerme saber que te parecen mis escritos! Y muchísima suerte y éxitos en tus cosas!

Paul costa dijo...

Neto, de hace más de medio año vengo leyendo una a dos entradas al día, creo que nunca va a acabar, tu blog, te mereces un premio a los mejores escritos e imaginación