Versión con fondo blanco, para ojos sensibles

www.OLVIDADOS.com.ar - Avila + Netomancia

10 de septiembre de 2009

Carta ante una muerte inevitable

No se si la distancia podrá negarme esa caricia al despertar o relegar tu sonrisa al olvido. Puede que si, pero con sinceridad te lo digo, no lo se.
Quizá el tiempo ayude a borrar las huellas que el andar de nuestras vida fue dejando en los caminos que recorrimos juntos, muchas veces de la mano, otras distanciados, pero en todo momento, mirando hacia el mismo lado. Por mi parte, no lo ayudaré.
Me han querido convencer que al irte se romperá lo que teníamos, ese contrato silencioso que se pacta desde mucho antes del primer beso, con el primer cruce de miradas, las primeras sonrisas tontas que hoy ya se perdieron en la memoria. Mi vida quedará a merced del destino, de lo que imponga. Pero ese lazo, no morirá.
Mi mente vagará hacia tus ojos cuando lo necesite, escuchará tu voz en los momentos de ánimo y sentirá tus suaves manos cuando la soledad la agobie. Mi mente seguirá siendo tu esclavo.
Recrearé el pasado cuando el presente me atormente y dude del futuro. Te traeré a la vida cada vez que me sienta perdido, pues serás mi brújula, mi eje, mi punto de partida cada vez que decida volver a empezar.
No dejaré de llorar por lo que no podrá ser, pero tampoco de sonreír por lo que fue y todo aquello que disfrutamos. No toleraré que los años me obliguen a perder detalles del ayer. Volcaré lo vivido en cientos de hojas, con pulso firme y decidido, con letra grande y prolija, como la que usabas en aquellas viejas cartas de amor que tanto esperaba, acostado en mi habitación.
Todo eso mi amor te prometo para el día que no estés, para cuando llegue el momento de arrojar contra el viento las cenizas de tu ser, evitando que el polvo se mezcle con las lágrimas que seguramente dejaré caer.
Y con ese dolor carcomiendo mis horas, evitaré volver a creer en el amor, porque teniendo presente todo lo que te amé, soportaré guardar en mi mente que inevitablemente tuve que dejarlo correr. Porque la pena me embarga, me hiere, me obliga. Es que al descubrir que ya mi identidad no es secreto para ti, que la palabra sicario duele a tus oídos y sentir, no puedo menos que hacer lo que se hacer para sobrevivir.
¿A quién culparé por haberme animado a querer, cuando solo la muerte sé comprender? ¿A quién señalaré con recelo, a la hora de encontrarle sentido a la soledad a la que me condeno?
No te pediré comprensión ni mucho menos perdón cuando la hora nos llegue. Moriremos los dos en el mismo disparo. Y si tan solo escribo estas líneas, es para no olvidar lo que debo hacer, porque me duele cada verdad revelada, cada flor marchita en este jardín de tormentos que se avecina. Jamás leerás estas líneas, pero son mi juramento, mi forma de torturarme por lo que en unas horas habré hecho.
Es mi carta de despedida, dirigida a mi propia condena, a la realidad que no quise ver hace tiempo cuando elegí el lado de la vereda.

14 comentarios:

KUBAN dijo...

Me gusta la forma en que escribes. Gracias. Volveré.

d80 dijo...

leer el juramento final del asesino enamorado es algo que pocas veces en la historia se nos ha permitido hacer. Y así asistimos como jueces y verdugos de una realidad que no siempre logramos comprender.
El texto es genial Neto, gracias por este regalo!
Un abrazo!

SIL dijo...

El amor no perdona ni siquiera al más abominable de los asesinos.

En realidad, es el sentimiento más peligroso que anda suelto por la tierra...

Great.
Great.
Como siempre...
Abrazo gigante, hermanito (menor).

Lisandro dijo...

Te confieso y dije: Neto su ha vuelto romanticon.. y me paresia bárbaro como ibas relatando y confesando el amor... pero cuando llegaste al final, paaaaaaaaa me gusto mucho mas... de esos amores posesivos, de los amores que hasta nos pueden convertir en locos y asesinos... muy bueno Neto, me encantó!

Sonia. dijo...

como es posible que hasta en la situacion mas extrema, el amor siga condenado a morir... es casi inverosimil. Todos hemos amada de una o de otra manera, pero la intensidad con la que existen amores asi de entregados es algo que siempre me deja helada.
"Mi mente seguirá siendo tu esclavo"...que fuerte!.

muy bueno Neto, me ha encantado.

un abrazo, y buen finde!

Carla dijo...

Que hijo de p...
(tu protagonista)
Muy buena la carta, en realidad el juramento.
Bien escrita, y con un final que da bronca...

Martín dijo...

Eso es amar hasta la muerte... nadie lo puede negar! Me gusto mucho y me sorprendió el final! Un abrazo

Felipe R. Avila dijo...

Neto, hoy estoy muy lento(figurate: llevo meses de Arjonitis extrema, y eso cuesta sacarlo)
Bueno, que leí dos veces el texto para intentar comprenderlo.
No se si lo pude entender.
¿Puedo decir lo que creo?
(Pido perdon si no entendí nada
y desde ya acepto la rechifla generalizada).
Lo voy a poner lineal:
el tipo es un sicario, la mujer lo descubre y el tiene que asesinarla
(Fin)
En el medio lo mejor:
su descripción del empalague amoroso que está muy interesante por lo obsesivo: hasta piensa que va a sufrir en un rato.Sufre por lo que va a sufrir
(eso es sufrir al cuadrado),
Si es así:
el cuento es excelente, sobre todo por la sorpresa del final.
Si no entendí,¡que alguien me lo explique,muchas gracias!
F.

Felipe R. Avila dijo...

Neto:11 de septiembre...
¡hoy es tu día,Maestro!
felicidades!

Mannelig dijo...

Excelente texto, de gran trazo psicológico, que de lo íntimo deriva a lo ambiguo, para que cada lector saque su interpretación.

HUMO dijo...

Que placer da leerte!

=) HUMO

el oso dijo...

Neto, dejo de pasar unos días y te mandás unos tres relatos de la puta madre... No se te puede dejar solo, che.
Ah, ya sigo con lo suyo, lento pero inseguro...

Abrazos

Sergio Alvarez dijo...

Neto excelente, se estaba poniendo muy romanticón pero sabía que al final nos clavarías el puñal como siempre, saludos!

Netomancia dijo...

Kuban, muchas gracias, espero que pases seguido.

Don Diego, un juramento que debe hacerse para cumplirse, para sellar con sangre la frialdad de sus acciones. Un abrazo!

Doña Sil, sin dudas, un sentimiento como ningún otro, que le llega hasta al más duro.

Lisandro, ya pensabas que me estaba haciendo mal la edad jajaja. No te preocupes, acá vas a encontrar siempre la esperada cuota de sangre u oscuridad con la que uno desea toparse de vez en cuando.

Gracias Sonia! Si, en los extremos de un asesino también se puede amar, claro que las consecuencias son devastadoras.

Carla, si, era un asesino, no se podía esperar otra cosa. No va a cambiar, sino que va a eliminar loque pueda delatarlo. Saludos!

Martín, gracias! Si, la sorpresa del final compensa lo meloso de la primera mitad jaja.

Felipe, es así, tal cual lo describís, el argumento del relato. Porque hasta un asesino ama, incluso sabiendo que su próxima víctima será aquella persona a la que le entregó su corazón.

Felipe bis: No exageres jaja!

Don Mannelig, muchas gracias, como siempre y me alegro que siga comentando ;)

Doña Humo, muchas gracias! Saludos!

Don Alvarez, es que había que crear el clima, aflojar los músculos del lector, sacarle un suspiro ante un amor tan pasional y allí, cuando el relax fuera total, aprovecharse y hundir el puñal. Un abrazo!!