Versión con fondo blanco, para ojos sensibles

www.OLVIDADOS.com.ar - Avila + Netomancia

8 de mayo de 2009

El último andén

Alza la bolsa al llegar a la escalera de la estación. Se cuida de no golpearla contra los escalones. Está oscuro y las luces del lugar hace años que no encienden de noche. Como toda estación de ferrocarril, se sume en el silencio, tapada por pastizales.
Es por lo tanto, el lugar perfecto. La escalera queda atrás. El andén está sucio por las hojas secas y la tierra acumulada. El alero de chapa armoniza con una melodía demencial, producto del viento y su afán por rozar lo que no le incumbe.
Sobre los rieles, descansan quietos, viejos vagones de carga, olvidados quién sabe cuando por alguna locomotora cruel, que partió susurrando un "ya no volveré" sin mirar atrás.
Son vagones de nadie, como lo es la noche. Del que quiera tocarlos y besarlos, o tan solo usarlos, como en este caso para esconder la bolsa. Se trepó al interior, sin el mínimo esfuerzo. Buscó una de las esquinas, donde ni la oscuridad parecía penetrar y allí, bajo algunos tablones, dejó la carga.
Descendió de la enorme caja y miró en derredor. El silencio quebrantado por algún que otro grillo y el viento errante. Ni siquiera la luna había querido ser testigo y estaba bien. Un par de estrellas guiñaron un brillo y bajo ese cielo negro, vestido de esplendor, el hombre desapareció.
En realidad, con un último esfuerzo como espíritu en tierra, llevó sus restos a un lugar seguro, dónde nadie lo encontrara ni perturbara, pues su plan era el suicidio perfecto.
Esa última sombra de su ser, ese fantasma espectral, lo había conseguido. Muerto y escondido por propia mano, ahora del otro lado, dormita en el reposo definitivo.

17 comentarios:

Alejandro Ramírez dijo...

Suspenso hasta el final ¿eh? Y además presenciamos el suicidio perfecto. Un saludo, Netomancia.

Sil dijo...

Muerto y escondido por propia mano....¨
------------------------------
Es original y magnífico.
Quizás el privilegio de que nuestro fantasma decida qué hacer con el cuerpo, no debiera ser privilegio exclusivo de tu suicida.
Eso me gustaría...ves? Que cada uno de nosotros, dispusiera de cada uno de nosotros (valga la redundancia) , hasta el absoluto final!!

(eso sí, se fundiría el negocio inagotable de los sepultureros... pero bue...)
ESPECTACULAR,Sr Misterio.

BESOS de los que la luna no quiere ser testigo (y está bien)

Panchuss dijo...

muy bueno netomancia, y muchas gracias por tu comentario.
panchuss

Emiliano Orlando dijo...

Te invito al concurso de blogs Premios Übermensch!

Mas info: www.emilianoorlando.blogspot.com

Hay una notebook en juego!

(hacé click en el ícono Premios Übermensch)

Carla dijo...

Que triste Neto!
Me gusto...

Martín dijo...

Que mejor suicidio para un fantasma? Eso es lo que yo llamo una muerte casi poética. Muy bueno Neto! Un abrazo

PAOLA dijo...

Me pareció aterrador, si hasta parecia que una sombra extraña se colaba entre las letras......
fantástico

Magah dijo...

Sentí, al final, una maravillosa sensación en su liberación!!

Muy bueno.

Magah

Netomancia dijo...

Así es don Alejandro, o al menos eso cree el tipo.
Doña Sil, está segura? Mire que tenemos tantas preocupaciones en vida como para tener una más una vez muertos! Ja. Gracias por sus palabras!
Gracias Panchuss. Reitero, muy bueno tu último escrito en el Taller.
Emiliano, tomo nota. Gracias.
Gracias Carla. Ud sabe que suelen ser así.
Gracias Martín, es verdad, tiene algo de poético lo hecho por el hombre/fantasma.
Paola, tenga cuidado con esa sombra, vaya a saber si es de este relato...
Magah, gracias por pasar! Si, sentí algo parecido.

Marcos Severi dijo...

Me gustan mucho lo gràfico de tus descripciones, detallista y puntilloso. Suelo abordar el tema suicidios de manera recurrente en mis trabajos de humor mudo, es un lago de una profundidad desconocida. Gran estilo Netomancia!

Netomancia dijo...

Gracias Marcos. Es un tema recurrente en mis relatos, porque encierra en una sola idea la tristeza, el temor, las ganas de huir del mundo, la muerte y también la vida. El humor mudo le otorga un tinte reflexivo envidiable. En la literatura, hay un ejemplo de humor que es único: "Manual para Suicidas" del incomparable "Negro" Fontanarrosa.

el oso dijo...

El alero de chapa armoniza con una melodía demencial, producto del viento y su afán por rozar lo que no le incumbe. Esto me gustó no sabe cómo. El relato es espectacular, don Neto, con esas descripciones que te ponen en el lugar, si hasta parece que la muerte -tamizada por sus palabras- es un hecho artístico...

Paul Grill dijo...

Petacular!! Porque no le tiras un par de guioncitos a Tim Burton...quien te dice...

Netomancia dijo...

Oso, juró recordar haberle agradecido este comentario, Me estoy volviendo loco! Intentemos mantenerla alegre, a la muerte digo, halagada con textos, así no aparece.
Don Paul (tenés menos de yanki que yo de piloto de fórmula uno) gracias, pero don Tim no creo que necesita quién le escriba, es un capo el tipo es.

Shirubana dijo...

Siempre entendí que, para un suicida, parte del suicidio es el hallazgo del cuerpo. Muchas veces, incluso, creo que es un mensaje para alguien. La idea de que quiera que su cuerpo desaparezca me parece genial. Y si lo llevo al concepto de mensaje para los álguienes de la vida de este cristiano, es incluso más macabro que dejarlo tirado para que lo encuentren.

Tanto la frase que menciona el oso como "donde ni la oscuridad parecía penetrar" me hicieron demorar el final de leerlas tantas veces. Son buenísimas.

Saludos!

Netomancia dijo...

Gracias doña Shiru. un placer su comentario! Muchas gracias!

Anónimo dijo...

Thank you for sharing your info. I really appreciate your efforts
and I am waiting for your next post thank you once again.


my webpage :: click here