Versión con fondo blanco, para ojos sensibles

www.OLVIDADOS.com.ar - Avila + Netomancia

13 de febrero de 2008

Sobresalto

Me desperté agitado, confundido, sin saber dónde estaba. La sensación de agobio se combinaba con la de falta de aire; el sudor seco del miedo acariciaba con frialdad la piel. Tragué saliva, volví a mirar. A mirar intentando ver. Escudriñé mi cuarto y sus sombras de siempre. De a poco los ojos me fueron devolviendo la realidad. Más calmado, moví un primer músculo y luego todos los demás se relajaron. Encendí la luz del velador. Todo estaba como debía estar. Los muebles en su lugar, las telas de araña en sus respectivos rincones y el televisor en su endeble pero fiel mesa. El mundo seguía en órbita y la tranquilidad me abrazó en silencio. Suspiré y volví al sueño.
La sangre que corría sobre los pisos de las habitaciones lindantes, fue en todo momento ajena a mí.

2 comentarios:

diego dijo...

a veces los crimenes quen nos rodean son realmente ajenos a nuestro interior, en otros casos somos tan culpables como el hombre q nunca estuvo ahí (hermanos cohen dixit); pero la certeza de los que no aterra puede llevarnos a la ceguera...
apaguemos las estrellas, y vamonos...

Oso dijo...

Estremecedor. Este relato pertenece a la rara categoría personal de aquellos que quisiera memorizar. Sublime.